Pasión vs. Status Quo

Toda decisión está impregnada de pasión o sacrificio. Hablemos de las elecciones que debemos tomar en el plano personal o profesional, para alcanzar lo que soñamos.

Probablemente te has cuestionando si debes mantener el trabajo que tienes o seguir tus sueños, hacer lo que te apasiona —estas sensaciones de seguro las tuvo Jorge al momento de iniciar Marketing Innovations Group.

Supongamos que estás en tus veintes y estás iniciando tu carrera. Tal vez estás en tus treinta y te sientes cansado de todo el ajetreo. O quizás tienes cuarenta, cincuenta, sesenta y te preguntas si es muy tarde para iniciar de nuevo. Tal vez te sientes preso de una rutina y lo que buscas es el camino para salir de ella.

Sea cual sea tu caso, debes ser consciente de que ese ‘tira y encoje’ en tu interior no se trata de tener un trabajo o perseguir tu felicidad; la lucha real está entre tener un ingreso estable, trabajar en un horario establecido, poder dejar el trabajo en el trabajo y tener fines de semana libre en lugar de ser dueño de tu tiempo para hacer lo que tienes en mente cuando quieras hacerlo. Esta es la verdadera elección, y debes estar dispuesto a sacrificar ciertas cosas para poder moverte del punto A al punto B.

Por ejemplo, quieres hacer más dinero pero ¿estás dispuesto a trabajar más horas por ello? En las tardes o los fines de semana cuando tus amigos o familiares van a compartir en una fiesta, ¿estás dispuesto a dar un paso atrás y decirles ‘No, me voy a quedar trabajando esta noche’?

En resumen, ¿estás dispuesto a hacer lo que toque hacer para perseguir el éxitos de tus planes? Sé honesto contigo. Si la respuesta es ‘no’, está bien; esa es tu elección. Sin embargo, un consejo, debes modificar tus expectativas y objetivos porque mantener el status quo no te llevará a donde deseas ir.

Por lo tanto, debes tener confianza y estar lo suficientemente feliz contigo mismo por tomar las decisiones que tomaste, hasta el punto en que no necesites los elogios de otra persona para sentirte bien por lo que estás haciendo.

Recuerda todo esto y haz que lo que tienes en mente se materialice.